viernes, 14 de diciembre de 2012

fiebre

Te extraño
tanto que
me puse
el vestido que
me regalaste,
y me olvidé
de lo cortito
que es,
y no tuve 
en cuenta
al viento,
y se me vuela,
y muestro
la bombacha 
en la avenida,
y me da fiebre;
pero no del frío 
que tomé con el 
vestido corto:
es fiebre de
extrañarte.

viernes, 7 de diciembre de 2012